El manipulador

EL MANIPULADOR

 

El manipulador, cuando emplea su influencia con el único propósito de satisfacer y complacer sus propias necesidades a costas de las de los demás; puede decirse que es manipulación lo que está presente. Pongamos por caso que el manipulador toma alcohol antes de conducir, a continuación lleva a unos amigos en su coche y luego lo vuelca. Antes de que llegue la policía, su amiga se ofrece (ya que está manipulada sin saberlo) a cambiar de asiento para que no le multen ni le encarcelen a él por conducir borracho. Así sale inmune e impune el manipulador. Unos meses después, él se compra otro coche ya que el accidentado resultó ser un siniestro total, y llora a los amigos para que le den todo el dinero que les abone el seguro. De este modo logra comprar otro coche nuevo y, de paso, los manipulados siguen siendo manipulados aunque sin saberlo.

Imagen

Siniestro total del manipulador por conducir borracho. Su versión de los hechos es que tuvo el accidente que casi mató a 3 personas debido a una conspiración contra él.

La manipulación entra en juego en el momento en que la persona que la utiliza actúa para cumplir sus deseos sin valorar o tener en cuenta los intereses de los demás. Un sujeto que manipula influye sobre sus blancos o víctimas de una manera muy hábil, con tal de conseguir sus propios objetivos. Se posiciona en un lugar de poder, apoyándose con amenazas directas o indirectas de castigo para lograr manejar al otro. Finalmente termina haciendo que los demás cedan ante sus exigencias.

Una persona manipuladora llega a generar una especie de neblina que le impide a su víctima visualizar y darse cuenta de que está siendo manipulada. Por ello, se hace difícil detectar cuándo uno está siendo blanco de un/a manipulador/a. Éste/a, suele emplear distintos mecanismos de intimidación, amenaza o engaño; y lo pueden disimular muy bien.

De ahí que, como el mismo título lo expresa, puede convertirse en un arte, entendiéndose esto como una habilidad que estas personas tienen para manipular, aunque desdichadamente, una habilidad muy mal utilizada y causante de mucho daño y negativas consecuencias.

Muchas veces con tal de evitar un conflicto, o por mantener un “sano” vínculo con la persona, preferimos anular nuestras propias necesidades y satisfacer las ajenas. Sin embargo, lo que sucede es que llegamos a caer en la trampa de la manipulación, de la cual no es fácil salir, y peor aún, nuestra integridad se pone en juego. Y al sucumbir a la manipulación, aunque no lo reconozcamos como tal, el manipulador sigue su camino, con un amigo o dos menos, si son mínimamente coherentes, pero con el objetivo logrado: acumular más dinero, bienes, porque este tipo de espécimen se centra en el verbo “tener” o no en el “ser”.

The pscyhological profile of the Manipulator El perfil psicológico del Manipulador

 

No matter if he lives in Spain or Kathmandu, no matter if he works in a factory, office or an aquarium. They are all of the same ilk. He goes to church with the same ease with which he breathes racism.• He blames others in the name of family ties, friendship, love, career awareness, etc..

• He shifts his responsibility to others or evades his responsibilities.

• He does not clearly state his demands, needs, feelings or opinions.

• Very often his responses are extremely confusing.

• He changes his mind, behaviour and feelings for different people or situations.

• He invokes logical reasons to cover up his demands. He makes others believe that they have to be perfect, that they should never change their mind, that they should know everything and respond immediately to requests and questions.

• He doubts the qualities, competence and personality of others, criticizing without appearing to do so, devaluating and judging others.

• He puts across his messages to others or communicates indirectly (over the phone, rather than face to face, or by leaving written notes).

• Sows discord and arouses suspicion, divide and rule is his strategy and can cause a couple to break up.

• He knows how to play the victim so that others feel pity for him (exaggerated disease, a “hard” environment, work overload, etc.).

• He ignores the demands (while claiming to be dealing with them)

• Uses the moral principles of others to meet their needs (notions of humanity, charity, racism, “good” or “bad” mother, etc.. ).

• Makes covert threats or openly blackmails.

• Change the subject radically in the course of a conversation.

• Eludes or shuns interviews and meetings.

• He relies on the ignorance of others and makes them believe in his superiority.

• He lies.

• Misrepresents the facts to see the truth, distorted and interpreted.

• He is self-centred.

• Can be jealous even if it is over a relative or spouse.

• Does not tolerate criticism and denies the evidence.

• Does not take into account the rights, needs and desires of others.

• Often wait until the last minute to give orders or to force others to act.

• His speech seems logical and coherent whereas his attitudes, actions or his way of life responds to the opposite pattern.

• Uses flattery so that we like him, gives us presents or looks after us.

• Produces a state of discomfort or a feeling of lack of freedom (trap).

• He is extremely effective in achieving his own ends, but at the expense of others.

• He leads us to do things that we would probably not do willingly.

• He is constantly the subject of conversation among people who know him, even though he is not present.

 

No importa si vive en España o Katmandú, no importa si trabaja en una fábrica, oficina o un acuario. Son todos de la misma calaña. Va a la iglesia con la misma facilidad con la que respiran racismo.

• Culpabiliza a los demás en nombre del vínculo familiar, de la amistad, del amor, de la conciencia profesional, etc.

• Traslada su responsabilidad a los demás o se desentiende de sus propias responsabilidades.

• No comunica claramente sus demandas, necesidades, sentimientos y opiniones.

• Responde muy a menudo de forma confusa.

• Cambia de opinión, de comportamiento y de sentimientos según las personas o las situaciones.

• Invoca razones lógicas para enmascarar sus demandas. Hace creer a los demás que tienen que ser perfectos, que no deben cambiar nunca de opinión, que deben saberlo todo y responder inmediatamente a las demandas y las preguntas.

• Pone en duda las cualidades, la competencia y la personalidad de los demás, critica sin parecer que lo hace, desvaloriza y juzga.

• Hace transmitir sus mensajes a otros o los comunica de forma indirecta (por teléfono en lugar de cara a cara, dejando notas escritas).

• Siembra cizaña y suscita sospechas, divide para reinar mejor y puede provocar la ruptura de una pareja.

• Sabe hacerse la víctima para que se le compadezca (enfermedad exagerada, entorno “difícil”, sobrecarga de trabajo, etc.).

• Hace caso omiso de las demandas (aun cuando dice ocuparse de ellas)

• Utiliza los principios morales de los demás para satisfacer sus necesidades (nociones de humanidad, caridad, racismo, “buena” o “mala” madre, etc.).

• Amenaza de forma encubierta o hace un chantaje abierto.

• Cambia radicalmente de tema en el transcurso de una conversación.

• Elude o rehuye las entrevistas y las reuniones.

• Cuenta con la ignorancia de los demás y hace creer en su superioridad.

• Miente.

• Falsea los hechos para averiguar la verdad, deforma e interpreta.

• Es egocéntrico.

  • Puede ser celoso aunque se trate de un pariente o un cónyuge.

• No soporta la crítica y niega la evidencia.

• No tiene en cuenta los derechos, las necesidades y los deseos de los demás.

• Espera frecuentemente hasta el último momento para pedir, ordenar o hacer actuar a los demás.

• Su discurso parece lógico y coherente, cuando sus actitudes, sus actos o su forma de vivir responden al esquema opuesto.

• Utiliza halagos para gustarnos, nos hace regalos o tiene muchas atenciones con nosotros.

Produce un estado de malestar o una sensación de falta de libertad (trampa).

  • Es absolutamente eficaz para lograr sus propios fines, pero a costa de los demás.

• Nos induce a hacer cosas que probablemente no haríamos por voluntad propia.

• Es constantemente objeto de conversación entre personas que lo conocen, aunque no se encuentre presente.

 

 

Anuncios

About ianemmett

ESPAÑOL & ENGLISH Translator and interpreter for over 20 years - I get paid for doing something I enjoy. Tonnes of articles translated
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s