Crónica sentimental del terremoto en Chile – Parte VII

5 de abril – más de un mes después

Chile, Concepción. Monumento a la liberación de los españoles

Morimos por la ignorancia, por la lentitud en reaccionar a una nueva situación puesto que la vida consiste en saber adaptarnos a cambios. Morimos por la ineptitud, por la dejadez ajena o propia, y también por promesas no cumplidas a tiempo. Y aquí estamos a un mes y tanto del Día T – el 27 de febrero. Allá en Valparaíso y Santiago capital, a unos 600 km al norte de esta zona del epicentro, da la impresión desde aquí abajo que los nuevos políticos se estén acomodando en sus sillones de terciopelo, que las palabras se las lleva el viento que va en aumento en la inminente llegada del invierno. Esta tarde del domingo de Pascua, el día 4 de abril, sobrevuela Dichato y Tomé varios helicópteros coléricos y avionetas, como reflejo del comienzo de las protestas populares que intenta calmar la policía “vestida para enfrentar posibles conflictos”, como lo expresó tan diplomáticamente Radio Bío-bío que el comentarista parecía un flemático británico. No llegó el dinero ni las “mediaguas”, de hecho existe solamente una en Dichato a modo de casa modelo, para la mayor indignación de los lugareños sin hogar. Tanto los que tenían chalet al lado de la playa como los que tenían una casa aunque fuera rudimentaria ya empiezan a protestar. Los 2,5 millones pesos chilenos más los créditos blandos son fuente de controversia porque las desgracias son muchas, siguen y el olvido parece ser empujado hacia el borde del abismo.

A cinco minutos de mi casa, en la caleta pesquera de Los Bagres, a más de un mes desde el terremoto, el tsunami y el derrumbe de tierra, Mariano con sus seis añitos, padre pescador y madre ya embarazada de ocho meses, siguen viviendo en el campo de fútbol. En su casa más abajo en el cerro, la piedra de casi dos metros cúbicos sigue ocupando la habitación donde antes vivía su hermanito de dos años. Ahora él juega más o menos feliz en el campo de fútbol de arriba, donde al inventiva y el instinto de sobrevivencia les han impulsado a él, a su familia y a otras familias de pescadores, a construir chabolas con lo disponible y nada más. El país cambió de hora este último fin de semana y se avecina el invierno, las lluvias y el frío.

A seiscientos kilómetros de aquí, en Santiago, vive Cristóbal, también de seis años de edad, peros sus padres tienen profesiones bien remuneradas y estables. Dentro de unos días, vendrá una chica de Constitución, ciudad destruida al 80%, donde ella perdió su casa y, por tanto, a ella le urge coger este trabajo de nana. Cristóbal, a diferencia de Mariano, tendrá la posibilidad de irse a la universidad con otras perspectivas mejores en la vida que le espera por delante.

Anuncios

About ianemmett

ESPAÑOL & ENGLISH Translator and interpreter for over 20 years - I get paid for doing something I enjoy. Tonnes of articles translated
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s